Si quieres puedes dirigirte a mí escribiendo a fleshfly.com@gmail.com, no temas, soy un pozo de bondad.

2016/05/19

Consumir sin prejuicios

Llevo más de media vida escuchando música clásica. De pequeño estudié solfeo en el conservatorio pero lo terminé dejando porque posiblemente sea la persona que peor canta de Europa. Soy completamente nulo para el arte del bel canto, así que huí de las humillantes clases de entonación para dar clases privadas de guitarra abandonando mi sueño de ser pianista.

Sin ningún tipo de duda la música clásica es la más infravalorada hoy día y posiblemente la culpa de ese menosprecio la tenga la docencia. A poco que se explicara la música clásica de una forma entretenida se conseguiría sembrar esa semilla en el interior de los niños para que floreciera en un futuro.

Hay miles de historias y curiosidades en torno a composiciones e interpretaciones, curiosidades que estoy seguro a más de uno le cambiaría totalmente la percepción de asimilar este tipo de música. El handicap más difícil de salvar, sobre todo para un niño, es enfrentarse a la seriedad y sobriedad del estilo clásico. Se me viene a la cabeza uno de los mejores programas que ha existido en la historia de la televisión española, "El Conciertazo" presentado por Fernando Argenta, que conseguía con una maestría apabullante divertir a la par que enseñar. Lástima que en este país lo bueno dure poco.

A lo que iba. Escuchar música clásica jamás ha estado reñido con ser amante de otros estilos, como por ejemplo la música electrónica o el black metal (como es mi caso), supongo que gracias a surtirme de otros estilos no he caído en lo rancio y estricto de lo clásico y cuando algo me gusta, no temo en decirlo. Digo esto porque cuando se hace alguna remezcla con una pieza clásica todos los rancios (posiblemente muchos no hayan escuchado música clásica jamás en sus vidas) dicen que se está cometiendo una atrocidad musical.

Es cierto que la mayoría de remixes de obras clásicas suenan a música gitana de feria, pero lo que os voy a mostrar hoy es algo que me ha gustado desde el segundo uno sin ningún tipo de duda. Cuidado porque estamos hablando de Lacrimosa, una de las piezas con más carga emotiva y dramática del réquiem de Wolfgang Amadeus Mozart, mezclado con dubset. Ustedes mismos.