Si quieres puedes dirigirte a mí escribiendo a fleshfly.com@gmail.com, no temas, soy un pozo de bondad.

2016/12/07

El culo como referente de sexo primitivo

Cuando alguien me pregunta si soy más de tetas (tetista) o más de culos (culista) entiendo que se refiere a qué zona de la mujer por norma general me despierta más interés, aunque sea tan sólo un poco más. No creo que exista ningún hombre que menosprecie una parte del cuerpo de la mujer.

Yo por ejemplo podría definirme como culista pero eso no significa que las tetas no me importen, todo lo contrario. Por supuesto también me gustan unas buenas tetas. ¿Por qué me considero culista entonces? Bueno, supongo que si tuviera que elegir entre sólo una de las opciones, elegiría practicar sexo anal en lugar de que me hicieran una cubana. O preferiría que me pusieran el culo en la cara en lugar de las tetas. Así que entiendo esa pregunta sencillamente como un sistema de prioridades sin que la primera opción excluya a la segunda, ni mucho menos.

Me gustaría saber exactamente qué implicación tiene cada una de las opciones desde un punto de vista antropológico. Las tetas nos indican que la posible madre dará bien de mamar a nuestras crías y no les faltará alimento, es el mejor referente que tenemos de una mujer vista de frente. Sin embargo vista de espaldas el mejor referente es su culo y el diferencial con su cintura. Una cintura estrecha anuncia que la mujer aún no ha tenido crías y las caderas anchas reflejan fertilidad.

Teniendo en cuenta que las tetas se hinchan con la lactancia una vez embarazadas, creo que el culo es nuestro verdadero referente primitivo de sexualidad, sobre todo teniendo en cuenta que los homínidos copulan por la espalda y son los glúteos femeninos los que estimulan con su movimiento la pronta eyaculación del hombre. Y aunque hoy día no esté socialmente bien aceptado, el olor que desprende el ano y toda la zona del perineo es lo que nos activa sexualmente.

En ese sentido podríamos decir que los culistas somos más primates, que bajo mi punto de vista, es la mejor forma de afrontar el sexo, disfrutando de formas, texturas, sabores y olores, como verdaderos animales.