Estás en uno de los mejores lugares de internet.
fleshfly.com@gmail.com

2016/12/30

¿Te parece erótica la marca del bañador?

Este tema guarda cierta similitud con los llamados por algunos "kilos de más". Quiero decir que en estética todo es subjetivo y lo que a algunos puede no gustar, a otros puede encantar. En este sentido las mujeres, por mucho que les digamos los hombres, hacen caso omiso de cualquiera de nuestras recomendaciones. La mayoría de las veces el comentario masculino es el de menor valor ya que para las mujeres hay algo más importante que gustar a un hombre, de hecho para las mujeres hay algo mucho más importante que gustarse a sí mismas, las mujeres en el fondo lo que quieren es gustar a otras mujeres.

Cuando digo eso de gustar a otras mujeres no lo digo con ningún tipo de connotación sexual, estoy hablando de la aprobación social, de evitar la crítica de sus iguales. Si para las demás mujeres está bien, lo más probable es que para ella también esté bien, pese a que nosotros repliquemos misa en latín.

Todas las mujeres evitan a toda costa la marca del bañador. Las menos pudorosas hacen topless en la playa, otras bajan las tirantas de su bikini para que el bronceado sea uniforme. Todas consideran antiestéticas las marcas que dejan los bikinis al tomar el sol. ¿Pero y nosotros? ¿Nos hemos parado a pensar si nos gusta? ¿Es posible que inclusive nos aporte valor añadido?

Las marcas del bikini, al igual que las de la ropa interior, marcan (nunca mejor dicho) esas zonas exclusivas del cuerpo de la mujer que no ven la luz del sol, es como si nos estuvieran diciendo "mira, esta es mi intimidad, esto no lo ve nadie, es sólo para ti". Nuestro cerebro interpreta que estamos entrando en la zona privada, a la que sólo se puede acceder siendo root.