Si quieres puedes dirigirte a mí escribiendo a fleshfly.com@gmail.com, no temas, soy un pozo de bondad.

2018/01/19

Blushes hizo de lo marginal un producto excelente en los años 80

En más de una ocasión te he hablado del virtuosismo que tienen algunas personas para elevar lo marginal a niveles excelentes, y esto es algo que no es nuevo, este tipo de genios han existido en todas las épocas y han aplicado ese don en el campo que les ha correspondido. Estas personas tienen superdesarollada la visión, pero no el sentido de la vista, sino lo que se ve sin necesidad de ojos, son los llamados visionarios. Los visionarios son atemporales y pueden florecer en cualquier rincón, pueden haber sido panaderos del siglo XVI capaces de convertir harina y agua en una pieza exquisita de pan o fotógrafos capaces de crear situaciones en tan sólo una imagen.

Te cuento todo esto porque voy a hablarte de Blushes, una revista marginal. Blushes fue una publicación inglesa de la grandiosa década de los 80 especializada en spanking. El spanking por si no lo sabes son azotes en el culo y en los ochenta ya hubo un genio que hizo del spanking arte fotográfico y lo publicó en una revista.

He leído en rincones aterradores de internet que Blushes ha sido la mejor revista de la historia en su categoría. No seré yo quien les lleve la contraria.


Lo que más me gusta de Blushes es que al tratar el tema de azotes a mujeres en el culo, está libre de todo tipo de marxismo cultural. Hoy en día este tipo de cosas no están bien vistas socialmente por culpa de cuatro locas con el pelo teñido de azul que tienen la suerte de salir en televisión y recibir subvenciones. Las feminazis no conciben que hay mujeres que quieren ser azotadas en el culo con una vara de avellano por mero placer sexual, entre otras cosas porque ellas son unas reprimidas zampabollos.

Hace tiempo dije esto:


Creo que si te paras a pensar en la frase actualmente se ha reemplazado la situación por el lugar entenderás perfectamente lo que quiero decir. Por esto precisamente me gusta tanto Blushes pese a no entusiasmarme el tema de los azotes.



He rescatado del ostracismo algunas obras de arte del porno impreso como las que te estoy mostrando para que te des cuenta de lo avanzados que estaban ya en la gloriosa década de los 80. Por cierto, no seas membrillo y regístrate pinchando aquí para acceder al banco de imágenes restauradas del porno impreso más grande de internet, lo tengo en continua actualización y podrás encontrar piezas de museo como esta: