Si quieres puedes dirigirte a mí escribiendo a fleshfly.com@gmail.com, no temas, soy un pozo de bondad.

2018/05/26

La España de los sesenta que mostraban las revistas porno de la época

No suelo ver mucho la tele, odio soltar este tipo de DDS pero en mi caso es cierto completamente, normalmente siempre tengo la tele apagada porque o estoy leyendo cosas en internet o escuchando música, incluso ambas cosas a la vez. Pero hoy al llegar me tumbé un rato en la cama y encendí la tele. Cogí el mando a distancia y le di a un botón al azar. La tele se encendió en La Sexta, de lo que se deduce que le di al botón 6, y estaban echando un documental sobre Don Francisco Franco Bahamonde, Generalísimo de los Ejércitos y Caudillo de España por la Gracia de Dios. Obviamente siendo un documental de La Sexta sabía a lo que me enfrentaba, aún así no cambié de canal porque tenía curiosidad por comprobar cuál sería la forma en la que esta vez iban a destrozar la memoria de España. Es curioso porque en la España actual, me refiero a la España filocomunista disfrazada de falso liberalismo en la que ahora mismo vivimos, todo pasa por algo.

Me explico. Por un lado tenemos un país casi desmembrado por culpa de los golpistas catalanes y a su sociedad al borde de un enfrentamiento civil, como vimos hace unos días con las playas cementerio. Al otro lado tenemos a gente de la talla de Federico Jiménez Losantos recordando los célebres bombardeos del General Espartero y a otros muchos describiendo el momento actual con cierta inquietud. Y en mitad de todo eso tenemos a La Sexta emitiendo un documental en horario de máxima audiencia hablando sobre lo malo que era Franco y cómo con ayuda del otro malo italiano bombardearon media España matando a miles y miles de inocentes.

De verdad, el recital de La Sexta ha sido de vergüenza. Lo que se hace actualmente en la televisión de España no es periodismo, es sectarismo. Una lástima que entre tanto insulto a la memoria de España no encontraran un pequeño hueco para informar un poquito de lo que hicieron los republicanos. Aunque esto es algo en lo que no voy a perder más tiempo porque estoy seguro que lo que pasa en la televisión de España, querido amigo, lo sabes mejor que yo.

Claro, uno ve estas cosas y piensa en todas esas personas cuya única fuente de información es la tele. Es para echarse a temblar. Hoy día es complicado, incluso para el que lo busca, encontrar una fuente fidedigna e imparcial que te cuente las cosas tal cual fueron, sin inclinaciones, libres de partidismos y subvenciones.

Tal cosa me hizo reflexionar y recordé una bonita semblanza de España que tengo guardada entre mis legajos. Es uno de esos documentos que valen su peso en oro porque pertenecen a una época en la que las cosas se hacían de otra forma. Se hacían bien. Digo que vale su peso en oro porque el documento que te voy a enseñar a continuación lo publicó una revista porno hace más medio siglo.

El texto data de 1962, de la revista porno en cuestión, Wench, hay realmente poca información en internet, yo sólo te podría decir que la revista nació precisamente en 1962 (este documento es de su primer número) y que su sede se encontraba al norte de Hollywood. El dibujo que ilustraba el comienzo del texto es este:


Una mujer morena en lencería taurina luciendo cuernos como un Miura, todo ello sobre un fondo de castillos solariegos y casas blasonadas. Maravilloso. El texto comienza diciendo:

Por alguna razón que nunca he entendido, muchos hombres se engañan a sí mismos sobre España y la mujer española. Señalan la leyenda de don Juan, que tiene a un hombre jactándose de que amaba a más de 1000 señoritas, el amor por las corridas de toros y otras actividades viriles. Obviamente, se dicen a sí mismos, España está hecha a medida para el pícaro. Este es un país donde los hombres son hombres y mujeres codornices en su presencia. Los sueños deshonestos de su entrada a la capital española.

En el momento en que se baja de su avión o tren, uno espera ser inundado con bellezas de ojos oscuros en mantillas y encajes blancos, muriendo de hambre por la vista de un gallardo estadounidense. Mientras pasea por la Gran Vía o el Paseo del Prado, puede imaginarse abrumado por muñecas de pelo oscuro y brillantes ojos negros.

Sueña con serenatas en jardines iluminados por la luna, ascensiones a balcones a medianoche, citas secretas en arboledas boscosas, en resumen, la gama del romance. Al igual que Stendhal entrando en Milán, imagina que se encontrará con una belleza angustiosa en cada esquina.

Me duele anunciar que todo esto no es verdad. La posibilidad de que conozcas a cualquier señorita de una familia decente en cualquier esquina de Madrid es leve. Nada de mujeres menores de sesenta años mostrándose en público a menos que estén flanqueadas por chaperones de aspecto sombrío. Hay algunas chicas extremadamente bonitas, independientes y respetables, pero tienen el orgullo español y la altanería que congelan al típico hombre anglosajón a una distancia de veinte pasos.

Las bellezas españolas no se mueven libremente como lo hacen las chicas de otros países europeos. En cada lugar, las señoritas están protegidas de los hombres lascivos por un complejo sistema de reglas sociales.

Incluso ver a una chica sola y convencerla para que salga contigo es un problema táctico. Esto no significa que no se pueda hacer. Pero no es sencillo.

España, por lo tanto, es el mayor desafío que Europa puede ofrecer al hombre que viaja. Si está dispuesto a aceptar el desafío, la chica lo vale. Hay una cualidad de belleza, inteligencia, riqueza emocional sobre una morena española o rubia que es incomparable. Pero que el pícaro tenga en cuenta el desafío. En Madrid el perseguir es difícil. Si Copenhague es la ciudad más fácil para él, Madrid es, sin duda, la más difícil.

Todo el texto es maravilloso, describe una España compleja en las artes amatorias para el forastero, supongo que consecuencia del recato que la religión y la presión social imponía. Recuerda que estamos hablando de la España de 1960. Continua así:

Mientras tanto, puede consolarse con el hecho de que se encuentra en una de las ciudades más encantadoras de Europa con mucha buena comida, vino y corridas de toros. Y si la persecución se vuelve demasiado dura, siempre puede interrumpirla con fascinantes merodeos por la noche.

CUANDO VENIR

Preferiblemente en verano o principios de otoño. Hasta octubre, esta ciudad meseta es agradable. Luego se vuelve demasiado fría y como la mayoría del sur, los europeos se niegan obstinadamente a enfrentarse a la necesidad de buenos sistemas de calefacción. Así que a menos que quieras dormir con un suéter de cuello alto, no visites Madrid en enero. Es tan frío como Nueva York. Si insistes en venir, ve a los mejores hoteles. Calientan bien.

Intenta hospedarte alrededor de la Puerta del Sol, el corazón palpitante de la ciudad. Podrás ir caminando a muchos cafés fascinantes y, con suerte, conocer a una de esas señoritas difíciles de encontrar. El gran problema aquí es que los hoteles en esta área no son demasiado lujosos. Puede obtener alojamientos sencillos y limpios en lugares como el Hotel Europa y el Hotel Paris, con precios inferiores a $5 por persona.

El Ritz está a la altura del nivel continental. Te sientes como si vivieras entre la realeza. El Hilton es donde encontrará la mayor parte de las mujeres estadounidenses adineradas que desean sentirse a salvo en un país extranjero. El Palace con 800 habitaciones es el hotel más grande del continente y su bar es un pisoteo popular para la set internacional. Finalmente, está el Richmond, donde puedes encontrar un lugar con una pequeña cocina, un complemento útil para cualquier pícaro que quiera estar una larga estancia. The Plaza, la posada más grande de Europa, tiene un ático, un jardín en la azotea y una piscina en el piso 25.

Para el mejor ambiente español, lo mejor es Puerta del Sol, como ya he dicho antes, o en una de las muchas pensiones, como Amaya, que tiene una ubicación céntrica y le cuesta $4 por día con comida.

GALERIA DE RESTAURANTES Y CAFES

En cuanto a gastronomía es difícil vencer a Madrid. La ciudad está llena de buenos lugares para comer y sólo enumeraremos algunos: el Jockey Club, el Horcher's, el Commodore, Bellman's, la Casa Botin y El Pulpito. Los primeros nombrados están en el nivel de los mejores lugares para comer en París. La Casa Botín, famosa por Hemingway en The Sun Also Rises...

Un consejo sobre comer en Madrid. Los españoles piensan que es grosero llenar tu estómago antes de las diez en los lugares más de moda y no mucho antes en ningún otro lado. La mayoría de los restaurantes ni siquiera abren hasta las ocho de la tarde y si te equivocas en uno antes de las nueve, como hicimos nosotros, las hectáreas de manteles blancos vacíos te cegarán igual que la nieve.

El hábito de comer algo tarde opera a la hora del almuerzo. El desayuno generalmente se come en su habitación porque, por lo general, todo es lento hasta el mediodía. Por lo tanto, tenga en cuenta el Universal si no le gusta comer fuera de una bandeja. El almuerzo se sirve desde las dos hasta las cuatro y se puede cenar hasta la una en muchos lugares.

Si tienes hambre antes de esas horas, ve a un café, pide Jerez y prueba las gambas y las aceitunas. Si todavía tienes hambre, pide más cositas que se llaman entremeses en español.

La comida española en general se cocina con aceite de oliva, pero si esto es demasiado para el estómago, pide al camarero que te consiga cosas hechas con mantequilla. La pieza de referencia en la cocina española es la paella, un plato delicioso de origen valenciano que combina arroz, pimientos, mariscos, pollo y azafrán. Servido en una sartén grande, es tan maravilloso que querrás lamer tu plato. Otros buenos platos son el cordero asado o el cerdo, el filete de lenguado y la langosta. Para el postre pruebe las fresas y el jugo de naranja. El café español es excelente y tiene un sabor propio.

Es curioso el resumen que hace del alojamiento y los restaurantes madrileños. Y digo curioso porque algunos se empeñan en dibujar una época en la que las bombas eran la tónica habitual y no se podía pasear sin apartar algún cadáver a patadas. Hoy es complicado encontrar una guía de viaje tan detallada en una revista porno. El autor continua hablando de los mejores lugares para salir de fiesta.

Si estas inmersiones no son lo suficientemente sórdidas para ti, puedes encontrar bistrós más rudos a lo largo de las pequeñas calles sinuosas y callejones que se alejan de la Puerta del Sol. Lugares calientes y humeantes donde la risa masculina, los gritos de soprano y el fuerte olor a manzanilla te golpean al entrar, encontrarás muchachas de pechos grandes y ojos calientes del Marruecos español, diligentes camioneros, prostitutas que caminan por las calles, proxenetas, vendedores de boletos de lotería y fanáticos de las corridas de toros. Estarás lo suficientemente seguro siempre y cuando seas cortés y no mires demasiado a ninguna mujer que tenga un hombre. El espectáculo es la gente y el ruido, y es fascinante. Es por eso que prefiero vivir en los alrededores del "Times Square" de Madrid. La vitalidad, el humor y el entusiasmo por la vida de los españoles son contagiosos y volverás noche tras noche para disfrutarlo.

Los lugares nocturnos y bares permanecen abiertos hasta muy tarde. En muchos lugares, los primeros shows de piso son a las 2 am y más tarde de las 4 am, Es una buena idea moverte en taxi. Son baratos, por algunos dólares los mantendrás durante horas.

El texto sigue pero creo que con esto ya te haces una idea. Me sorprende que el tópico español que aún permanece a día de hoy ya retumbaba en todos los rincones del mundo en la década de los 60. Prueba de la fuerza tan icónica que siempre hemos desprendido los españoles.

Por cierto, esta mujer era la que acompañaba esta divertida radiografía de la España sesentera: