Si quieres puedes dirigirte a mí escribiendo a fleshfly.com@gmail.com, no temas, soy un pozo de bondad.

2018/07/10

Conociendo a RatRater

Desde hace un tiempo me ronda una idea en la cabeza que por fin he conseguido materializar. Son ese tipo de cosas que quieres hacer y por alguna razón vas posponiendo y terminas por olvidar. Aunque hablo mucho en fleshfly no suelo hablar de mis cosas personales, tampoco voy a hablar en esta ocasión, lo que sí te diré es que ahora mismo estoy disfrutando de un tiempo de asueto y he decidido por fin hacer alguna de las cosas que tengo en el tintero. Estoy hablando de entrevistas.

Es para mí un honor debutar en estas lides con una persona, o más bien personaje, al que le tengo mucho cariño y respeto. No es conocido, ni famoso, ni se prodiga en el internet de las redes sociales, básicamente es una rata que no sale de su agujero, que es tabloide.es, la mejor mesa de debate de internet. No sé, querido lector, si es usuario de Tabloide, pero de no serlo le garantizo que sólo por este personaje vale la pena serlo.

Estoy hablando de RatRater, es complicado hacer un breve resumen y abordar sus delirantes historias pero lo voy a intentar, querido RatRater, eres el autor de uno de los mejores post del foro que titulaste 'No sé ahora mismo cómo titular esta historia' en el que hablabas de un verano en Madrid, clínicas dentales y leche de Cleopatra, con esa historia tuviste a todo el foro en ascuas durante días. Contaste también en 'El día que mis padres sintieron auténtica vergüenza de mí delante de todos sus amigos' una tronchante situación en la que te afeitaste los huevos y sufriste las secuelas en la Feria de Abril de Sevilla. Confesaste en otra ocasión que tu padre se compró un día un bote industrial de champú, atención a este fragmento del relato:

'A los dos días tuve que entrar en el baño de mi padre, supongo que me estaría meando y el otro baño estaría ocupado, y la imagen que tengo de aquel momento no la olvidaré jamás. Mi padre olvidó comprar un dispensador para aquella garrafa que parecía un acuario sucio y ni corto ni perezoso quitó aquel tapón de aceite de coche y empezó a volcarse con cuidado bajo la ducha las pequeñas gotas que necesitaría para su poco pelo.

Que sí, que no, que no cae, que ahora sí, dale más… terminó volcándose sobre los ojos aquel ácido clorhídrico. Posó la garrafa como pudo en el suelo del baño, porque evidentemente no entraba en el borde de ninguna bañera convencional, y automáticamente empezó a gritar como el yeti.' Es sencillamente soberbio.

En 'Aquella espera de dos horas' contaste cómo te inyectaste tu propia orina por error y por supuesto si por algo eres célebre en Tab es por el secreto de tu receta de salsa verde, una maravilla gastronómica que aderezas con tu propio semen y sirves a tus invitados más simpáticos.

RatRater

Después de todo este esperpento la primera pregunta que se me ocurre es, ¿es verdad la historia de la salsa verde?

Es cierto, pero como comprenderás es algo que no puedo decir con nombres y apellidos. Aunque poco, pero me sigo relacionando con algunas de las personas que sin saberlo han mojado pan en la cazuela de barro.

¿Hay alguna historia cierta, son medias verdades o todo es ficción?

Si las historias han gustado no son precisamente porque sean graciosas, que también, sino porque son reales. La ficción puede enganchar, pero la realidad siempre la supera. Si fuese un autor que necesitase alimentarme el ego me resultaría mucho más fácil publicar los escritos con ni nombre y decir que es ficción. Mataría dos pájaros de un tiro. El caso es que si algo lo he hecho yo no tengo la necesidad de ponerlo en boca de un personaje de novela. Escribir tus propias vivencias es la mejor manera de ser tú mismo tu propio autobiógrafo y cómo no, lo divertido es contar las miserias humanas.

Eres muy querido y respetado por todos los miembros del foro entre otras cosas porque no tienes complejos y además tienes el don de convertir la vergüenza en virtud, ¿eres también así en la vida real?

No, salvo en los círculos más cerrados que carezco totalmente de todo tipo de complejos. Soy de los que de vez en cuando se saca la churra en el ascensor y llego con ella colgando a la puerta de mi casa me encuentre a quien me encuentre por los rellanos. Hasta ahora no me he cruzado con nadie.

Internet es un medio bastante extraño porque cuando lees mucho a una persona, de forma inevitable te vas forjando en tu cabeza una idea de la misma, se crea la falsa ilusión de "conocer" o "creer conocer" a alguien del que realmente no sabes absolutamente nada, yo no creo que nadie quiera conocer a la persona que está detrás de RatRater entre otras cosas porque el personaje es tan jodidamente maravilloso que resulta imposible pensar que exista una persona así en la vida real, ¿también te ayuda a ti mismo de alguna forma el personaje de Rater?

Los personajes son la mejor manera de ser uno mismo, al menos eso creo yo. Son lo más parecido a aquellos nick de IRC donde podías desconectarte, volverte a contectar nuevamente para que no apareciese en el login el cambio de nick y seguir insultando a usuarios en el canal de #GayAlmeria. Si lo hacemos es porque somos nosotros, y si lo hacemos más a menudo porque nos tapa una máscara somos más nosotros que antes incluso. Esa especie de anonimato, por así decirlo, es quien nos ayuda a dar ese paso para convertir ciertas intimidades en un claro ejemplo de entretenimiento común. Yo soy una persona normal, sólo que gracias al personaje desarrollo una gran parte de mí que de otra manera se encontraría bastante más oculta. No es más que como tú, FleshFly, no creo que durante tu vida social te pases las reuniones hablando del porno retro, pero te sería imposible vivir un evento familiar si fueses conocido como un Instagramer del porno de calidad.

He estado pensando en qué preguntarte sobre 'No sé ahora mismo cómo titular esta historia', de hecho me surgen docenas de preguntas, pero he pensado que a lo mejor sería más interesante que nos contaras tú lo que te diera la gana. Háblame, te escucho.

Por lo general todos tenemos algo en nuestras vidas que nos dio ese tortazo sin mano para engarzarnos bien en unos raíles. Muchos hablan de un libro que les cambió su vida, yo tuve ese verano. Sinceramente creo que lo hice todo porque estaba lejos de mis padres. Quiero a mi familia, no nos confundamos, pero a veces mantenerte cerca de ellos es lo que puede frenarnos.

Creo recordar que un día contaste que el personaje de RatRater lo sacaste de los dibujos animados 'Los Trotamúsicos', al parecer era una rata que decía saber de todo pero en el fondo no sabía de nada, un ser realmente repelente, sin embargo te he visto hablar en el foro con bastante criterio sobre variopintos temas, ¿de dónde te viene toda esa sapiencia?

Halagado por los buenos ojos con los que me ves. Creo que el criterio personal me viene de haber cometido innumerables errores. RatRater, el de los Trotamúsicos, bien podría ser mi yo de los trece años. Demasiado echado hacia delante, demasiado crítico con todo lo que rodeaba, incluso un poquitín insoportable, incapaz de tocar bien en condiciones los mismos instrumentos de los que él decía que sus amigos eran inútiles. Lo bueno es que todo esto se puede permitir con trece años y no existe la necesidad de escapar de lo que uno fue. Creo que por eso RatRater me parece entrañable.

Le estoy haciendo una entrevista a una rata que se corre en la salsa verde y se inyecta su propia orina, creo que puedo preguntarte sin complejos si eres de chochos peludos o depilados.

Depilados. No me importa el pelo púbico si es por encima del clítoris.

¿Tienes algún libro publicado? ¿Se te puede leer en algún otro sitio?

Tengo textos, algunos, en el ordenador de casa y algunos de ellos los he pasado a una libretita. Tampoco soy de leer novelas, por lo general me aburren y mucho. El día que sepan poner en valor la realidad de un texto, por muy corto que sea, la gente volverá a leer calidad. Seguimos viviendo en una sociedad cuyos miembros se creen mejores que otros por leer libros gordos, independientemente de lo que cuenten.

Yo cuando te he leído en más de una ocasión he sentido como si estuviera participando en una especie de ejercicio terapéutico que no sé muy bien porqué, pero me hacía sentir mucho mejor. Haces ver que el mundo puede ser un lugar divertido, que hasta las desgracias tienen un punto de vista gracioso, llegas a convertir con extremo virtuosismo lo soez en emotivo, ¿eres consciente de todo esto?

No, para nada, pero si algunas de las gilipolleces o demás cosas serias que he dicho han servido para mejorarle mínimamete la vida a alguien ya me doy por pagado. Hay que saber relativizar los problemas. Cuando era un crío lloré por conseguir de mis padres una copia de las llaves de casa. Mis hermanos tenían y yo no, por lo que no podía entrar y salir a mi antojo. Mi padre se pegó meses diciéndome que aun no estaba preparado, que las iba a perder y así fue. El mismo día que me la dieron, el mismo día las perdí. Empecé a llorar desconsolado mientras las buscaba por un gran jardín en el que habíamos estado antes jugando al fútbol. Mi problema en aquel momento era el más importante del mundo pues tenía el efecto Pigmalion de mi madre martilleándome el cerebro. En ese mismo momento cruzo Yuri, el niño con Síndrome de Down del que algo ya os conté y pensé: "Joder, no soy mongolito, no es para tanto y además, esto significa que mi madre tenía razón. Tampoco es tan grave." Me dieron un par de palos y listo. Así es la vida, se aprende a palos y se relativiza también gracias a esos palos que la vida nos va dando.

Quiero agradecerte el tiempo que me has dedicado y espero que nos sigas deleitando a todos con tus barbaridades terapéuticas. Gracias por todo Rater.

Gracias a ti FleshFly. Siempre que tenga algo que considere que merezca la pena gastar el tiempo en leerlo lo haré llegar. Un placer formar parte de Tabloide, un pequeño rincón lleno de usuarios que a pesar de no imaginármelos como profesionales de la comunicación en su día a día, muchos de ellos podrían llevar perfectamente los mejores programas de actualidad de nuestra España querida.