www.fleshfly.com

Estás en uno de los mejores lugares de internet.

Puedes escribirme a fleshfly.com@gmail.com para lo que sea menester.

2019/11/08

Rolex, chinas, ranas



Una de las cosas que más ilusión me hacía de Nueva York era ir a Chinatown. Esa imagen de decadencia siempre me ha llamado la atención, los callejones llenos de basura a los que da la puerta de atrás de un restaurante, los puestos de cosas raras, los patos colgados tras un cristal con más pringue que el mandil de un churrero, en fin, todo lo que se nos ha vendido en el cine. Supongo que habrá gente que va con otras expectativas y después se decepciona, pero yo sabía perfectamente a lo que me enfrentaba, un rincón infecto.

Básicamente en Chinatown quería hacer dos cosas, meterme en los supermercados y conocer el famoso sistema que tienen para vender las falsificaciones. Tenía realmente ganas de vivir esa experiencia. No había dado diez pasos por la calle Canal cuando la primera china me asaltó, yo no pensaba comprar nada, lo único que quería era vivir la experiencia de turista paleto. Así que me marqué un objetivo, forzar el regateo hasta extremos insultantes.



Por ejemplo los relojes te los ofrecen de primeras entre 80 y 100 dólares, precio que obviamente tienes que rechazar poniendo mala cara. Una de las cosas que más me sorprendió es que la mayoría de las veces en lugar de sugerirme un segundo precio algo más bajo, me preguntan directamente cuánto estaba dispuesto a pagar. La primera vez dije que no pagaría más de 20 dólares.

Las chinas tienen más mala leche que un cable pelao y cuando intentas abusar cogen unos rebotes increíbles. A mí era una situación que me divertía muchísimo. Conseguí que una de las chinas me dejara un "Rolex" por 35$, oferta que terminé rechazando, con lo que conseguí que la china se fuera lanzando improperios en su idioma, muy probablemente cagándose en mi puta madre.

Le estaba cogiendo el gusto a eso de que me insultaran en chino así que a la siguiente le dije que si me daba dos "Rolex" yo le daba 60$, la china pasó de mi, fui detrás de ella y se lo repetí sin parar, "sixty dollars, sisxty dollars, sixty dollars..." hasta que se hartó, se dio media vuelta y me empezó a gritar "Go! Go!! Go!!!", aquello fue un momento maravilloso.

Pero lo mejor aún estaba por llegar, se me acercó una chinita joven ofreciéndome bolsos, y yo le dije que quería relojes, me sacó un catálogo y tras momentos tensos durante el regateo, conseguí un precio de atención, 25 dólares. Tan sólo cinco minutos antes una china me insultó por decirle 35$ y ahora ésta me lo estaba dejando por 25$. Total que le dije que había cambiado de idea, que prefería dos "Rolex" por 20$ cada uno. Estoy seguro que de haber podido la china me hubiere acuchillado allí mismo, pero en lugar de eso me gritó "you, inside!!!" mientras señalaba un cubo de basura , sin duda un recuerdo memorable que me llevé de la gran manzana.


Después de aquello comencé a temer por mi integridad física, así que me metí en un supermercado donde yo era el único occidental. Los supermercados de Chinatown son fantásticos. Caminando por sus pasillos volví a sentirme como cuando de niño me paseaba por la planta de juguetes de El Corte Inglés.

Los chinos comen auténticas locuras, en la pescadería había acuarios con ranas vivas, culebrillas de agua y cosas que olían muy raro. Prácticamente todo daba asco, así que lo único que me compré fueron unas naranjas que me comí al salir de aquel maravilloso antro.

2019/11/01

Comida de Nueva York

Últimamente me habrás notado algo ausente de internet y el motivo es que he estado una temporada en Nueva York. Allí tenía wifi, roaming y todas esas pamplinas de viajero flipao, pero la verdad es que no me apetecía nada sentarme a escribir. Verás, un blog no es una novela de ficción escrita por un junta letras, un blog (al menos el mío lo es) es una conversación sincera entre amigos de internet, así que "yo escribo" equivale a "yo te hablo", y prefiero hablarte desde el sosiego en lugar de andar dando voces como hacen los mediocres en los bares de copas, que es básicamente lo que se hace en las redes sociales, sin embargo un blog equivaldría a una conversación de sobremesa entre caballeros, reposando una copiosa ingesta entre humo de puros y el canto de los hielos retozando en un bourbon muy caro.


Aunque si te soy sincero no pensaba escribir nada de Nueva York, créeme, ni tan siquiera decir que la he pisado, me da un poco de vértigo que confundas fleshfly con uno de esos blogs de viajeros que cuentan cómo ahorrar dando vergüenza ajena. Lo que pasa es que ayer me comí una hamburguesa en un Five Guys y quería, como hago siempre, compartir mis ocurrencias contigo.

Lo más interesante que puede hacer una persona decente cuando viaja es comer todo lo que se le antoje, aunque el antojo sea un infecto bocadillo con salsa muy picante a las cinco de la mañana. Y eso es lo que he hecho yo, comer y decepcionarme. Decepcionarme porque muchas de esas hamburguesas famosas que aparecen en las "listas de mejores hamburguesas" han resultado ser un rotundo fracaso. Verás, la gente mediocre es fácilmente impresionable, los hay hasta que se creen que están comiendo en un lugar especial porque las servilletas son de tela y el nombre del restaurante aparece en la guía Michelín. Ahora que lo pienso creo que podría escribir un libro hablando sobre restaurantes ultracaros para gente mediocre y tabernas infames donde se come de lujo.

A lo que voy, he estado pensando qué hamburguesa ha sido la que más me ha gustado teniendo en cuenta múltiples factores y al final me he decantado por esta hamburguesa:


Estas son las hamburguesas del Shake Shack, y te voy a explicar qué dos factores han hecho que esta sea la hamburguesa elegida, lo primero el pan, es tierno, suave, da gusto comer una hamburguesa con tan buen pan, y lo segundo:


Las patatas. Son una obra maestra. Sin duda lo mejor del Shake Shack. Están tan buenas que te hacen salir a la calle en plena noche, saltar sobre mendigos durmiendo en las aceras, sortear montañas de basura apiladas en las calles, mezclarte con gente muy extraña y hacer un pedido para llevártelas a tu habitación.


Ya que te he contado cuál ha sido la mejor hamburguesa, supongo que estarás deseando saber cuál ha sido la peor. No te preocupes que ahora mismo te lo voy a contar, ya te dije antes que esto era una conversación entre amigos. Como te iba diciendo, cada día al salir del hotel pasaba por la puerta de un restaurante que estaba siempre a reventar de gente, el Junior's, pegado a Times Square. Total que no pude resistirme y entré. Maldita la hora, porque cuando te cobran caro pero la comida es buena, sales con una sonrisa en la cara, pero cunado te cobran caro y la comida es una basura te vas del restaurante cabizbajo y con el ego herido.

La verdad no recuerdo cuánto me cobraron exactamente pero esta es la basura que me sirvieron:


Una maldita hamburguesa seca con un pan aún más seco y un acompañamiento de mierda. En fin, un momento para el olvido. No quiero aburrirte pero me sabe mal hablar de hamburguesas y no citar a McDonald's.

La gente vulgar cree que el BigMac es igual en todas las partes, es sorprendente, porque cualquier persona con un mínimo de paladar podría distinguir no entre BigMac de diferentes países, sino entre BigMac de distintas ciudades dentro de tu país. Yo por ejemplo los mejors BigMac que me he comido han sido en Madrid, creo que son los BigMac que más saben a BigMac, ya sabes a qué me refiero. Los BigMac de Nueva York no están mal, pero hay algo que me sorprendió para mal, y es que en los McDonald's de Nueva York no sirven Coca-Cola Zero, de hecho en muchos lugares no tenían Coca-Cola Zero, sólo Light, es algo que me jodió bastante.



La conclusión de todo esto es que me gustaron más las pizzas que las hamburguesas, pero de eso te hablaré en otra ocasión.

2019/10/20

Google fue el mejor buscador

...y ya no lo es. La publicidad, el posicionamiento y la metástasis de los falsos buscadores, han convertido a Google en un lugar vulgar. Y para colmo ya no hay páginas, ahora hay "más resultados", a lo duckduckgo. Las generaciones venideras jamás serán conscientes de la maravilla que fue Google en 2003:



Press play stupid motherfuck!!

2019/09/22

El apasionante mundo de las gordas, hoy: DISFORIA DE PESO

Dicen que los aborígenes de la selva amazónica tienen seis tipos de verde. Verás, para la gente de bien los colores son los que venían en la caja de lapiceros Alpino, el verde es color verde, como mucho distinguimos entre verde claro, verde oscuro y verde fosforito, pero no dejan de ser tonalidades del color verde. Pero claro como en la selva el color que más abunda es el verde, los aborígenes son unos expertos a la hora de distinguir sus tonos, es tal que lo que para ti y para mí es el mismo verde con distinta tonalidad, para ellos son colores totalmente distintos, tanto como para tener seis tipos de colores diferentes para distinguir entre verdes.

Al igual que los aborígenes son expertos en verdes, nosotros somos expertos en gordas. Donde la gente normal ve a una gorda, los expertos somos capaces de distinguir entre varios tipos de gordas. De hecho hace año y medio te hablé de dos tipos de gordas bien distinguibles para el ojo experto, las gordas agraciadas y los pibones engordados. Una gorda agraciada es una gorda que está buena y un pibón engordado es una buena que está gorda. Este es un buen ejemplo de pibón engordado:



Bien pues hoy voy a hablarte de otro tipo de gorda, la que sufre disforia de peso. Déjame que te explique, la disforia de género es un trastorno que sufren las personas que no se identifican con su sexo, son esas personas que dicen ser mujeres encerradas en el cuerpo de un hombre o al contrario. Pues la disforia de peso es un trastorno que acabo de descubrir yo ahora mismo y lo sufren las personas que no se identifican con su peso, son pibones encerrados en un cuerpo mórbido. Da igual que sea un bocoy, quien sufre disforia de peso se comporta exactamente igual que las influencers de instagram. Observa:


Esta obesa de aquí arriba es Chloé, una francesa afincada en los Estados Unidos. Chloé va a reventar como un triquitraque pero no parece importarle, todo lo contrario, su desparpajo es admirable:


Si observas con detenimiento te darás cuenta que Chloé se comporta igual que una influencer de 60 kilos pero vive encerrada en un cuerpo que no le corresponde.



Cuantísimo le debemos a internet.

2019/09/12

Catálogo de IKEA, 285 páginas y ni una sola familia occidental

Es curioso, ayer mismo te hablaba de la nueva temporada y hoy aparece en mi buzón el nuevo catálogo de IKEA. Supongo que te habrás dado cuenta pero IKEA ha ido mutando poco a poco de una empresa de muebles funcionales y baratos a un escaparate del marxismo cultural y el mestizaje.

Yo he comprado muebles en IKEA pero la política y la publicidad ha ido desarrollando ha hecho que lleve años sin pisar una de sus tiendas. Pasear por sus pasillos como si fueras una rata de laboratorio, cargar como un mulo los muebles en un frío almacén, transportar tú mismo las cajas como si fueras un mozo y montar tú mismo los muebles por ahorrarte unos pocos euros, no hay nada en el proceso de IKEA que me atraiga. Es un sistema dirigido a gente muy mediocre, exactamente igual que las redes sociales.

Te cuento esto porque acabo de ojear el catálogo de IKEA y he visto una auténtica aberración. Hablar de este tipo de cosas convierte al mensajero en un loco paranoico, pero me importa bastante poco lo que puedan decir de mí. Verás, el catálogo comienza presentando una serie de casas acompañadas de supuestas familias, obsérvalas:


1. Un asiático con una negra mestiza.
2. Un matrimonio de indios.
3. Lo que parece ser una familia latina y asiática.
4. Una familia que  pudiera pasar por blanca pero con padre aparentemente turco o pakistaní.
5. Una familia de negros con ella embarazada.
6. Un trío de blancas y negruzco.

Es curioso porque la única familia que pudiera parecer tradicionalmente occidental, la número 4, tiene una niña subnormal que tiene una sudadera del orgullo LGBT.


¿Pero aparecen blancos sí o no? Claro que sí, he hecho una selección de gente blanca occidental que quiero que compares con las imágenes de personas de otras razas.


Si te das cuenta ningún blanco aparece con una sonrisa, tampoco acompañados o en situaciones divertidas, todos aparecen solos, inexpresivos y muy aburridos. Sin embargo estas son las imágenes de no occidentales:


Las imágenes hablan por sí solas. Pero esto no es todo, a lo largo del catálogo hay anuncios a página completa que guardan el mismo patrón, un color predominante, una estampa sencilla y un precio barato. Estos son algunos ejemplos de ese tipo de anuncios de negros, asiáticos, pies tapados o sencillamente estancias vacías:


¿Qué ocurre con este tipo de anuncios y gente blanca? Claro que los hay, pero o aparecen tristemente solos en una cama de matrimonio o directamente ocultan sus cuerpos para que sólo se vean sus manos, como te estoy diciendo, aparecen ocultos.


No hay una sola mano negra que aparezca de esos agujeros. Los pocos blancos que aparecen desperdigados están ocultos entre cortinas, ilusiones ópticas o sencillamente aparecen cortados para que no se les vea el rostro:

Todo esto que estoy hablando me recuerda mucho a la estrategia que utilizó la revista Interviú para normalizar el homosexualismo, lo que hacían era relacionar subliminalmente con mucha maestría imágenes de páginas contiguas, presta atención en esto que te voy a contar. En la página 274 aparece un hot dog vegetariano al que llaman un perrito especial. En la siguiente página aparece la imagen de lo que se supone que es un matrimonio blanco de cierta edad acompañado de una persona negra, la mujer tiene sus brazos por el hombro de los dos de forma muy amigable, la mujer mira al blanco, el blanco mira al negro y el negro mira a la mujer en lo que simula una perfecta relación triangular representando un cockold. Si no sabes lo que es un cockold sólo tienes que escribirlo en google y si realmente quieres ver en qué consiste escríbelo mejor en xvideos. Bien pues cuando vuelves a pasar la página, la imagen que verás es un chaval blanco (de las pocas imágenes normales que se ven en todo el catálogo) comiéndose ese perrito especial. Pensarás que es una locura pero la relación de ideas lo deja bastante claro, un perrito especial, un cockold y el blanco comiéndose una salchicha.


El catálogo está plagado de este tipo de mensajes pero para no extenderme más, voy a terminar con el que más me ha repugnado. En la página 261 aparece el siguiente anuncio con el eslogan puedes diseñarla tú...

El final del verano

Parece que el verano está llegando a su fin y al igual que ocurre con los estúpidos propósitos de la gente vulgar, al final del verano se produce una especie de reseteo de internet. El verano no es buena época para internet, tampoco para la televisión, el verano está para otras cosas. Uno de los mejores recuerdos que nos deja la época estival son las marcas del bronceado en la piel de las mujeres que toman el sol con recato cubriendo sus mamas con el bikini.


El otro día vi una fotografía que me hizo pensar en una posible moda venidera que pudiera estar llamando a la puerta. Y es que parece mentira pero no está todo inventado, verás, son muchas las ocasiones en las que me has leído relacionar la depilación del vello púbico femenino, lo que viene siendo los pelos del chocho, con el tamaño de los trajes de baño, bien, puede parecerte una locura pero en estos tiempos tan locos que vivimos es posible que algún día veamos la ruptura de esa relación que hasta ahora siempre ha sido directamente proporcional. La moda de los chochos poblados es ya una realidad, pero imagínate que en esta ocasión las mujeres no acompañaran el tamaño del bikini para tapar su felpudo, estaríamos ante un nuevo y prometedor fenómeno, frondosos chochos peludos asomando por escuetos bikinis.


Estarás conmigo querido amigo, que ver frondosos chuminos asomar por el bañador de las veraneantes, sería algo maravilloso a la par que peligroso, ya que el nivel de calentura podría incluso provocarnos una hipoxia a más de uno.

El calendarío dice que el nuevo año comienza el uno de enero, pero realmente el cambio de temporada ocurre en el mes de septiembre, así que espero que en esta nueva temporada que acabamos de inaugurar siga usted disfrutando de mi contenido y yo de su compañía.

No se me ocurre mejor manera de terminar este post:

2019/08/22

Los mejores éxitos de los 80

La mejor colección de grandes éxitos de la época dorada.