Puedes escribirme a fleshfly.com@gmail.com para lo que sea menester.


2022/06/25

La sandía de antes

Échale un vistazo a los veranos de antes...



Hola mi querido amigo, nómada de la blogosfera, navegante del ciberespacio, colono de internet. Ya estoy otra vez contigo después de este pequeño letargo virtual. ¿Han pasado cosas en éste último mes y medio? Claro, siempre pasan cosas, pero son cosas que no he querido comentar porque para qué, que si en 2025 no va a haber agua para sembrar coliflores, que si el PP ha ganado en Andalucía y la pobre gente se cree que va a cambiar algo, que si Susana Griso cuenta por la tele que tiene un cuarto hijo algo negruzco y llegado del Magreb... que eso es otra, ¿nunca te has preguntado por qué en los centros de menas sólo hay hombres? Imagínate que hubiera centros de menas pero sólo de mujeres, y en lugar de menopáusicas apadrinando morenos, los maridos de éstas fueran los que apadrinaran a frondosas culonas con ganas de abrazos. ¿Tengo que explicarte por qué no pasa eso?. Oye cari, esta noche no me esperes levantada, que ayer entró una patera con 50 pobres mujeres y voy al centro de refugiadas a servirles la cena, encárgate tú de acostar a los niños. ¿Para qué voy a hablar? ¿Para qué?

Por cierto mira qué belleza la de Heather Locklear:

Heather Locklear

Es que tú antes veías a un negro por televisión y no se te pasaba por la cabeza mandarlo de vuelta a su país porque eran respetables, aseados, educados y vestían bien.



¿Pero qué negro sale ahora en televisión que no sea de esta guisa?

El futuro de las pensiones

Es que para qué voy a hablar. ¿Para qué?. Luego te quejaras de que siempre hablo de los poblados chuminos de los ochenta, de las ensaladas mixtas y de cuánto añoro el mueblebar. Los mismos que están metiendo a esta gente en Europa son los mismos que mueven los hilos para que Susana Griso haga apología del cuckold, los mismos que hacen que un negro anuncie tu pasta de dientes favorita, los que hacen que ni si quiera te plantees por qué un hombre no puede apadrinar a una morena pechugona.

Echo de menos los anuncios de antes:

Mayonesa Calvé


Bueno te voy a mostrar ahora tres momentos épicos en forma de fotograma que vivimos los colonos de internet. No te los voy a explicar porque si no estuviste allí, ya nada puedes hacer para remediarlo, pero si por el contrario estuviste, sobran las palabras...



Bueno, no compréis mucha sandía que se está poniendo el precio como la de Japón.



2022/05/15

España ha quedado segunda en Eurovisión 2022

No sé si se seguirá haciendo pero en mis tiempos de niño, es decir las décadas 80/90, aka época dorada, en todos los colegios casi al final de curso se venía celebrando la famosa fiesta del colegio. La fiesta del colegio era básicamente un día de convivencia entre profesores, padres y alumnos, en el que cada curso tenía que realizar una actuación delante de todos. Las actuaciones eran unos bailoteos bastante sosos donde los niños iban disfrazados de subnormales. Como he dicho muchas veces, lo mejor de la época dorada era que se vivía en una España sin complejos, por lo que por mucho colegio, por muchos niños y por muchos curas que hubiese, el alcohol estaba muy presente, lo que transformaba a la caída de la tarde aquella convivencia en un lugar bastante extraño, donde los padres borrachos no apartaban la vista de los culos del resto de madres, pero bueno yo lo que quería contarte es que ese mismo día por la mañana, en el colegio había competiciones deportivas, maratones, campeonatos de balonmano, partidos de fútbol 7 y ese tipo de cosas. Total que que por la tarde había una entrega de trofeos donde se repartían medallas a los ganadores, pero, y aquí está la clave, también había unas copas plastiqueras que se la daban al típico gordo que se caía, lloraba y no terminaba la carrera. El pretexto era copa a la competitividad, al compañerismo, al esfuerzo, en fin ese tipo de polleces. El niño gordito que no terminaba la carrera y el afeminado que no sabía saltar el potro disfrutaban ese momento y todos éramos felices.

Te cuento esto porque a Ucrania, en el festival de Eurovisión 2022, se le ha dado esa copa de plástico de los chinos y al igual que el niño gordito, Ucrania se ha creído de verdad que ha ganado el concurso. En el colegio era lo más normal del mundo, pero claro el mismo paripé a nivel europeo es bastante extraño. Por eso digo que no hay mal que por bien no venga, Ucrania ha necesitado una guerra para ganar Eurovisión.

En fin tampoco hay que darle más vueltas a esto. Lo que sí tenemos que poner en valor es la genial actuación de Chanel, nuestra representante de anchas caderas y frondosas nalgas. Bueno de hecho ya te conté hace más de tres meses que se estaban haciendo las cosas muy bien y que Chanel contaba con todo mi apoyo. Como ya habrás comprobado, mi querido amigo de internet, no suelo equivocarme cuando con grácil habilidad muevo los dedos sobre mi teclado. Así que en verdad, (hablemos en voz baja sin que se entere el niño gordito) España ha quedado segunda. Además te digo una cosa, más me jode que Reino Unido haya quedado por delante que lo de Ucrania, a mí el pop inglés siempre me ha parecido algo para hombres con poca testosterona, pero bueno que no hay que darle más vueltas a esto. Brindo por Chanel y por su extraordinario trasero.

Al igual que se terminan las comidas importantes con un buen postre, no veo mejor forma para terminar con mi reflexión que con otra fotografía de Devon Daniels, esta vez mostrando al mundo su negro y peludo chumino.

Devon Daniels


2022/05/02

Devon Daniels, la estrella fugaz de Scoreland

Según cuentan los legajos de internet, Devon Daniels fue una de esas estrellas fugaces del porno que iluminó el cielo de internet durante sólo seis meses a finales de los noventa.

Devon Daniels

Que su estela siga iluminando nuestro firmamento.

2022/04/17

Creo que soy maricón

Últimamente ando un poco confuso, déjame que te explique, el otro día por alguna extraña razón me sentí... cómo decirte, ¿inquieto? ¿nervioso? no podría decirte con exactitud, pero me dio por pensar que la cafeína que estoy consumiendo últimamente no me estaba haciendo mucho bien a la hora de dormir. Así que decidí comprarme unas latas de Coca-Cola Zero Zero para al menos ahorrarme la última dosis de cafeína del día. Total que el otro día se me terminaron las botellas de Coca-Cola con cafeína y llevo un par de días a base de latas de Zero Zero. Parece que me estoy acostumbrando demasiado rápido. Tal cosa me ha hecho pensar, ¿me estaré convirtiendo en maricón?

Micromariconismos

Desde hace un tiempo a esta parte se ha popularizado un término muy usado por la izquierda feminista, los micromachismos. Los micromachismos son esos actos de la vida cotidiana que esconden una naturaleza machista, como que un hombre se siente en el autobús con las piernas abiertas para no estrujarse los cojones o sujetarle cortésmente la puerta a una mujer para que pase primero. Según algunos tarados, esos actos son micromachismos que demuestran que la sociedad sigue siendo patriarcal.

Total que yo he ido más allá, y haciendo gala de mi don para mostrarte cosas que tenías delante de tus narices y no te habías dado cuenta, hoy vengo a hablarte de los micromariconismos. Un micromariconismo es un acto de la vida cotidiana que esconde una naturaleza homosexual. Da igual que masques tabaco, te afeites sin espuma o escupas en cada esquina, todos estamos expuestos a un sinfín de micromariconismos que hacen florecer poco a poco nuestro lado más homofriendly. Yo creo que beber Coca-Cola Zero Zero es un paso importante en la conversión de un nuevo maricón, por eso me he estado analizando y no me gusta lo que he descubierto.

El otro día estuve en un vivero porque quería comprarme una planta para el salón, no sé si el hecho de ir a un vivero puede considerarse un micromariconismo, pero a cada paso que daba me iban gustando cada vez más flores, hasta que dije sin darme cuenta qué flor más bonita. Si eso no es un micromariconismo que baje Dios y lo vea.

Tampoco suelo correr mucho en carretera últimamente, no me importa que los huevos fritos tengan los bordes crujientes, combino las camisas con el calzado, me perfilo la barba, estoy hablando contigo mientras me bebo la Coca-Cola Zero Zero... y voy a parar porque me está dando vergüenza. Creo que lo mío ya no tiene cura. Puede que tantos años de propaganda homofriendly estén dando sus frutos y aunque algo tardía, la semilla ha germinado con fuerza.

¿Es posible que dentro de poco en lugar de maduras pechugonas y lozanas apretadas empiece a publicar fotos de trannys y shemales? Todo es posible en este mundo de locos. Para ir abriendo boca te dejo por aquí esta foto homofriendly de dos lesbianas ochenteras de abrigadas entrepiernas.

Lesbian Love

Sólo el tiempo dirá si todo esto ha sido una falsa alarma o realmente mi cambio de acera es irreversible.

2022/04/15

Una joven se masturba con una botella de Coca-Cola

Acabo de ver una escena de porno retro que me ha llamado la atención y no he dudado ni un segundo en venir aquí a contártelo. Me ha llamado la atención porque la escena es una joven masturbándose con una botella de Coca-Cola. Esto no es nuevo en fleshfly, ya te hablé de una escena mítica de una película de 1990 donde la señora del servicio también apaga su lascivia con una botella de Coca-Cola. La cosa es que la escena de hoy es de una película de 1979, Initiation Au College se llama.

Esta alegre jovenzuela empieza a frotarse su peludo chocho con la botella para acto seguido chuparla imaginándose Dios sabe qué parte del cuerpo masculino, para terminar dándose placer en sus dos orificios con una botella en cada mano.

Initiation Au College (1979)

Initiation Au College (1979)

Initiation Au College (1979)

Bueno cambiando de tema, como suelo hacer de vez en cuando quiero aprovechar para darte un consejo ahora que estamos a las puertas de la nueva temporada de piscinas, y es que debemos extremar nuestra precaución ya que los suelos resbaladizos pueden darnos un susto, como le ha pasado a esta pobre chica.

Resbalón en la piscina

Nos vemos en el próximo post.