Estás en uno de los mejores lugares de internet.

2018/12/24

Salir por la noche en Navidad es de mediocres

Hola de nuevo querido amigo, sé que me he ausentado más tiempo del que hubiera deseado, pero como buen colonizador de internet que seguro eres, sabrás que estas cosas son así, son rachas que hay que pasar. La vida del internauta no difiere mucho de la vida real, hay veces que a uno le da por comer en una misma semana ocho huevos fritos para luego pasarse un mes sin probarlos. Sé que sabes bien de lo que hablo, es fácil hablarle a una persona como tú, buen entendedor y conocedor de los secretos de internet.

He querido aprovechar el día de Nochebuena para despertar de este letargo precisamente porque tengo algo que contarte. Verás, yo nunca he salido por la noche ni en Nochebuena ni en fin de año a esos sitios donde suele ir la gente mediocre, me refiero a las discotecas, pubs, cotillones y bares de copas. Para serte sincero yo no frecuento esos lugares ningún día del año, pero en las fiestas de guardar mucho menos.

Podría enfocar mi opinión desde el punto de vista religioso, pero como siempre, mi opinión es tan acertada que no necesita de apoyos externos, porque mis palabras de por sí sientan cátedra. La persona que en su sano juicio decide terminar de cenar con la familia una Nochebuena para acto seguido salir a la calle para beber, vocear, pasar frío y trasnochar, son los mismos que han destrozado buena parte de internet campando a sus anchas en las redes sociales.

Una persona de bien, cabal, respetada y equilibrada, jamás se plantearía compartir aire con borrachos, drogadictos, degenerados y luciferinos. Hoy en día es fácil quedarse en casa tanto para niños como para mayores, sin embargo hace algunos años, cuando no existían los móviles, ni internet, y los ordenadores sólo se usaban para escribir texto plano mientras sonaba un midi, era algo más complicado. Había que tener una personalidad de grafeno para quedarse en casa siendo un adolescente en los años 90. Sólo unos pocos elegidos lo conseguimos.

Si da la casualidad que estás leyendo esto la noche del 24, del 31 o simplemente te has visto reflejado en mis palabras, debes tener el convencimiento que con toda probabilidad eres una persona de bien y para agradecerte lo buena persona que eres voy a obsequiarte con un pequeño regalo virtual. Lo primero que voy a regalarte es la canción que más veces he escuchado en este último mes, una verdadera obra de arte de internet.



El segundo obsequio es esta flamante escena lésbica de una joya pornográfica del año 1993 llamada New Wave Hookers 3, protagonizada por los chochos peludos de Crystal Wilder y Nikki Dial. Para recoger su obsequio pinche aquí.

No me negarás querido amigo que sé bien cómo redimir tanto tiempo de ausencia. Pero esto no ha terminado aquí. Quiero que mi tercer regalo sea más personal, algo en lo que haya empleado buena parte de mi tiempo, de esta forma te estaré regalando algo verdaderamente mío, así que qué mejor regalo que una de mis obras de arte restauradas del porno impreso retro.

Espero y deseo que disfrute de las fiestas de guardar sin salir de su casa junto a su familia. Feliz Navidad.