Estás en uno de los mejores lugares de internet.

Puedes escribirme a fleshfly.com@gmail.com para lo que sea menester.

2016/02/01

El día que aposté todo al mp3

Es muy fácil contemplar el pasado con cierta lógica, los vaticinios a destiempo son para las mentes mediocres. Lo difícil es mirar hacia el futuro, tomar decisiones sin saber qué es lo que va a pasar mañana.

En ese sentido siempre he sido el primero en tomar las decisiones importantes. Después de mí lo harían todos los demás. Lo difícil no es sólo tomar la decisión sino hacerlo de forma certera, estuve a punto de comprarme una unidad ZIP pero nunca lo hice, un amigo me tentó a comprar el miniDisc pero nunca lo hice, estudiaba cada aparato y si yo me veía a mí mismo dentro de 10 años utilizándolo.

Mi hermano pequeño y yo fuimos los primeros de todos en comprarnos una grabadora de CD (HP8100+) por un valor de 67.164  pesetas, aquella osadía nos haría ganar mucho dinero a los pocos días. Tomamos la decisión de ser los primeros de nuestro barrio y muy posiblemente de nuestra ciudad en poseer una tostadora de CD.

Fue algo curioso, porque mientras disfrutábamos de los beneficios de ser los pioneros, sabíamos que aquellas montañas de discos tenían sus días contados, que estarían entre nosotros durante décadas al igual que las cintas de cassette o los vhs, pero que el futuro pertenecía a algo que no se podía tocar ni oler, el formato mp3.

Desde que lo escuché por primera vez supe que aquello cambiaría la forma de escuchar música de la humanidad, y lo supe porque siendo un niño, almacenaba música en mi disco duro que yo mismo transformaba en wav. Para el resto de los mortales el mp3 significaría escuchar música sin saltos mientas salían a correr, para mí significó mucho más, cambió totalmente mi workflow y la manera de entender la vida minimalista.

La gente normal aún no tenía ni idea de la existencia de esta forma de transformar y almacenar la música y yo tomé la primera decisión importante, despojarme de mi colección completa de cientos y cientos de compact disc. Lo tenía claro, estaba completamente convencido de lo que hacía, aposté todo por el mp3 y regalé a mi hermano mayor toda la colección de discos. Él pensó que me había vuelto loco, regalarle mi colección completa ordenada alfabéticamente que tanto esfuerzo me había costado formar. No salía de su asombro, -¿estás seguro imbécil?- me dijo, y mis palabras fueron 'esto que te doy es el pasado, dentro de unos años no valdrá para nada'.



Vacié todas las estanterías que asediaban mi dormitorio, casi no me quedaba un hueco de pared libre, a cambio un disco duro repleto de música en mp3 y la mezcla de satisfacción e incredulidad de mi hermano mayor. Mi hermano pequeño pensó que me había vuelto loco. La verdad es que fueron sensaciones extrañas, un hermano que ha dado mucho tiempo, dinero y esfuerzo en algo y te lo regala un día cualquiera, sin más.

Sabía que los CD nunca llegarían a tener ese encanto retro que ahora tienen los discos de vinilo. ¿Se siguen vendiendo lectores de CD en la actualidad? Sí, ¿Siguen haciendo música en CD? Sí. Pero no sirve para nada. Es una tecnología caduca para gente caduca.