Estás en uno de los mejores lugares de internet.

Puedes escribirme a fleshfly.com@gmail.com para lo que sea menester.

2019/08/05

La gran mentira del cambio climático

La "comunidad científica" lleva ya mucho tiempo dando vergüenza ajena con el tema del cambio climático y últimamente los medios de comunicación han perdido completamente el miedo a tratar a la gente como verdaderos imbéciles con su propaganda catastrofista incesante.

No voy a hablar de la verdadera razón que está detrás de todo este dislate, que es la programación por trauma con la que las élites controlan a la sociedad, sino que te voy a demostrar ahora mismo que el rollo ese del cambio climático es mentira con datos y publicaciones reales que vistas en perspectiva, resultan hasta cómicas.

Verás, a los niños de los años 80, el profesor de naturales nos contó en la EGB que los osos polares se estaban muriendo en la otra parte del mundo porque nuestras madres se echaban laca en el pelo y que usar cualquier tipo de aerosol, ya fueran insecticidas, desodorantes o ambientadores, nos convertía prácticamente en asesinos de focas.

Los años siguientes serían un frenético totum revolutum de gases de efecto invernadero, agujero de la capa de ozono, CFC (clorofluorcarbos), desertización, erosión terrestre, grandes hambrunas y desaparición de nuestras costas entre otras muchas descabelladas amenazas. Un continuo meterle miedo a la gente que lleva produciéndose décadas.

La clave para vender una mentira durante tanto tiempo está en el marketing. Hay un paralelismo muy curioso con los anuncios de detergentes, no sé si lo has pensado alguna vez pero los anuncios de detergentes llevan décadas mejorando su fórmula para blanquear la ropa año tras año, es decir que si en 1990 se vendía un detergente con una blancura atómica, a día de hoy y tras 30 nuevas fórmulas mejoradas la blancura de nuestra ropa tendría que pertenecer a otra dimensión. El detergente es el mismo, puede que haya cambiado un poco en este último cuarto de siglo (posiblemente a peor), lo que ha cambiado realmente es la forma de venderlo, ahora es oxiaction crystal white intelligence power multi all in one.

Pues con esto pasa lo mismo, comenzó como un agujero en la capa de ozono, después pasó a ser el famoso calentamiento global, ahora se está vendiendo como cambio climático, y todo aderezado con ciclogénesis explosivas, extinción de especies, temperaturas extremas, rayos abrasadores, océanos sobrecalentándose y un montón de chorradas para alarmar a la población.

Pero vamos a lo verdaderamente interesante. Página 19 del periódico ABC del 3 de marzo de 1988, es decir hace más de 30 años, previsión para 2020:


Se puede leer la siguiente aberración: al deshelarse una parte de los casquetes polares el nivel de mar subirá de aquí al año 2020 algo más de un metro, produciendo gigantescos cambios sociales en regiones costeras. Por lo que respecta a Europa, en Francia, Italia y España especialmente,la salinización de estuarios y embalses haría peligrar, por ejemplo, los cultivos de Jerez y acabaría con el agua dulce del Guadalquivir hasta la altura de Sevilla.

Que yo sepa el agua del río Guadalquivir a la altura de Sevilla sigue siendo dulce y a los cultivos de Jerez no les pasa nada. Pero vamos ahora con la página 56 de la publicación del 15 de marzo de 1989, otra predicción que se hizo a treinta años vista:


Se puede leer la siguiente aberración: para el año 2020 es probable que los océanos hayan aumentado un metro de nivel, lo que situaría a gran parte de las Maldivas bajo las aguas.

Para comprobar que esta predicción fue una pura patraña, he cogido el atlas más antiguo de mi casa para ver el aspecto que tenían las Maldivas en aquel entonces. Los mapas del atlas datan de la década de los 80. Este es el aspecto que tenían las Maldivas:


Es curioso porque después de leer eso, a día de hoy las aguas tendrían que haber engullido por completo al atolón South Malosmadulu. Sin embargo haciendo esa búsqueda en google maps comprobamos que sigue por encima del nivel de mar:


5 de junio de 1990:


No sé si lo recuerdas pero por aquel entonces aseguraban que el aumento del nivel del mar engulliría a ciudades como Cádiz. Hoy comprobamos que el mar sigue en su sitio y que la subida de 20 centímetros para 2020 también eran mentira.

Ya hemos visto que las previsiones de los años 1988, 1989 y 1990 fueron una maldita patraña que sólo buscaba meter miedo a la gente, pero vamos a avanzar un poco más en el tiempo para comprobar que la maquinaria climática, lejos de avergonzarse de sus mentiras, ha endurecido aún más sus amenazas. 31 de marzo de 2001:


Atentos a esta parte: la subida del nivel medio del mar en 6 centímetros por década implicaría que en unos treinta años perderíamos en las costas mediterráneas más del 40 por ciento de este patrimonio público natural.

Da hasta miedo la ligereza con la que hablan estos farsantes, es decir que según esto, a día de hoy ya tendríamos que haber perdido el 25% de las playas del Mediterráneo. Es un verdadero dislate.

A poco que investigues por tu cuenta encontrarás cantidad de artículos como estos que vaticinaban grandes hambrunas e inevitables catástrofes a día de hoy, todo mentira, igual que las catástrofes que se vaticinan para dentro de los próximos 30 años.

Cuando mañana escuches en el telediario la expresión "los efectos del cambio climático", ríete.