Estás en uno de los mejores lugares de internet.

Puedes escribirme a fleshfly.com@gmail.com para lo que sea menester.


2020/04/08

Chochos en cuarentena

Un amigo de internet, admirador de mi prosa, me envía este correo:

Hola fleshfly, te llamo fleshfly porque no sé cómo te llamas, no recuerdo haberlo visto en nada de lo que has escrito y si lo has puesto se me ha pasado. Soy de cerca de Valencia, tengo 56 años y vivo solo con mi mujer, tengo dos hijas ya independizadas, una de ellas me hizo abuelo hace menos de dos años así que puedes imaginarte lo desesperados que estamos mi mujer y yo por no poder ver a mi nieto, no tenemos perro así que solo salgo para comprar, mi mujer no quiere salir de casa porque esto de la cuarentena la tiene preocupada así que pasamos el tiempo viendo la tele y yo ahora más en internet, supongo que por esta razón me he animado a escribirte. Me gusta mucho las cosas que escribes, sobre todo cómo lo escribes aunque haya cosas en las que no esté de acuerdo. Una de las cosas que más gracia me hace es lo que has montado en torno a los "chochos peludos", término que has rescatado de mi época, la misma que tanto idolatras.

Yo la pornografía que veo en internet es de mujeres sin pelo, mi mujer nunca se ha afeitado por completo y como uno siempre anhela lo que no tiene me conformo con lo que veo en internet. Pero el otro día me pasó una cosa muy curiosa, yo estaba en la cama leyendo cuando entró mi mujer en albornoz recién salida de la ducha, cuando se estaba poniendo las bragas vi que tenía más pelo que de costumbre, la vi de perfil y esos pelos sobresaliendo me llamaron mucho la atención, le comenté entre bromas que si se estaba dejando el pelo largo y es que desde antes de la cuarentena no se lo arregla. Lamentablemente no pude disfrutar al cien por cien porque como mi mujer tenga algo en la cabeza o esté nerviosa no funciona, pero me apañé como pude y la verdad que disfruté del cambio.

Supongo que te estarás extrañando, esto que te estoy contando no lo hago por ningún motivo más que el tiempo libre del que ahora dispongo, pero la verdad es que me apetecía compartir esta vivencia. Espero que estés llevando lo mejor posible el confinamiento y tú y tu familia esteis todos bien.

Un cordial saludo.



Desde aquí quiero agradecer a este amigo que haya compartido conmigo este momento y que me haya dejado compartirlo con todos. Ni que decir tiene que le pedí amablemente si podía enviarme una foto del poblado sexo de su señora, petición que por razones personales ha declinado.

Si estás aburrido y quieres compartir con todos nosotros alguna vivencia del tipo que sea, has de saber que tienes total libertad para escribirme por e-mail.