Notario de internet / fleshfly.com@gmail.com


2023/03/16

En todos los trabajos se fuma

Jajajaj acabo de darme cuenta que, en cierto modo, internet sigue siendo una locura, claro que no como antes, pero en lo poco que queda fuera de las macrogranjas que son las redes sociales, gente de buena fe sigue haciendo cosas maravillosas como la que hoy te traigo. Yo tengo la costumbre de cuando se me mete una canción en la cabeza, la busco en yutufff como cover, y en esto que estaba yo buscando covers de la canción de Karol G con la loca del coño Shakira y mira lo que he encontrado.


Lamentable lo sé. No le llega ni a la suela de los zapatos a aquel internet donde tocamos el cielo con el mensaje subliminal que se esconde en el disco de las tablas de multiplicar de Miliki. Cada maldito bit de aquel internet era una joya.


Mira, aprovecho para dejarte por aquí esta canción que me acaba de saltar en youtube porque al algoritmo le ha salido de los cojones porque últimamente sólo escucho brutal death metal. Es la primera vez que escucho a esta joven lozana y no suena tan mal.


Bueno, como me dijo un día un hijo de puta gañotón que invité a mi casa, en todos los trabajos se fuma.


Esa frase me la dijo a los dos minutos de entrar en mi casa con su mujer, que el cabrón no se había quitado ni el abrigo y ya me estaba pidiendo bebida y comida. Fue la última vez que pisó mi casa. Yo es que soy bastante rencoroso, no entiendo a las personas que llevan por orgullo el que no sean rencorosas, "yo es que no soy rencoroso", y se quedan más anchos que largos, como si lo que hubieran dicho tuviera valor, como si el no ser rencoroso fuera una característica humana admirable. La gente no vale la pena y cuando encuentras a alguien que parece que vale, lo mejor es tratarlo poco para que no te dé tiempo a descubrir su tara. Por eso cuando te hacen algo lo mejor es recordarlo hasta tu último aliento para no perder más el tiempo.

Hoy en verdad venía a hablarte de otra cosa totalmente distinta a la sarta de polleces que te acabo de contar. Bueno, lo dejo para la próxima vez, mi querido ciberperegrino.