Estás en uno de los mejores lugares de internet.

Puedes escribirme a fleshfly.com@gmail.com para lo que sea menester.

2019/09/22

El apasionante mundo de las gordas, hoy: DISFORIA DE PESO

Dicen que los aborígenes de la selva amazónica tienen seis tipos de verde. Verás, para la gente de bien los colores son los que venían en la caja de lapiceros Alpino, el verde es color verde, como mucho distinguimos entre verde claro, verde oscuro y verde fosforito, pero no dejan de ser tonalidades del color verde. Pero claro como en la selva el color que más abunda es el verde, los aborígenes son unos expertos a la hora de distinguir sus tonos, es tal que lo que para ti y para mí es el mismo verde con distinta tonalidad, para ellos son colores totalmente distintos, tanto como para tener seis tipos de colores diferentes para distinguir entre verdes.

Al igual que los aborígenes son expertos en verdes, nosotros somos expertos en gordas. Donde la gente normal ve a una gorda, los expertos somos capaces de distinguir entre varios tipos de gordas. De hecho hace año y medio te hablé de dos tipos de gordas bien distinguibles para el ojo experto, las gordas agraciadas y los pibones engordados. Una gorda agraciada es una gorda que está buena y un pibón engordado es una buena que está gorda. Este es un buen ejemplo de pibón engordado:



Bien pues hoy voy a hablarte de otro tipo de gorda, la que sufre disforia de peso. Déjame que te explique, la disforia de género es un trastorno que sufren las personas que no se identifican con su sexo, son esas personas que dicen ser mujeres encerradas en el cuerpo de un hombre o al contrario. Pues la disforia de peso es un trastorno que acabo de descubrir yo ahora mismo y lo sufren las personas que no se identifican con su peso, son pibones encerrados en un cuerpo mórbido. Da igual que sea un bocoy, quien sufre disforia de peso se comporta exactamente igual que las influencers de instagram. Observa:


Esta obesa de aquí arriba es Chloé, una francesa afincada en los Estados Unidos. Chloé va a reventar como un triquitraque pero no parece importarle, todo lo contrario, su desparpajo es admirable:


Si observas con detenimiento te darás cuenta que Chloé se comporta igual que una influencer de 60 kilos pero vive encerrada en un cuerpo que no le corresponde.



Cuantísimo le debemos a internet.