Estás en uno de los mejores lugares de internet.

Puedes escribirme a fleshfly.com@gmail.com para lo que sea menester.

2019/09/12

Catálogo de IKEA, 285 páginas y ni una sola familia occidental

Es curioso, ayer mismo te hablaba de la nueva temporada y hoy aparece en mi buzón el nuevo catálogo de IKEA. Supongo que te habrás dado cuenta pero IKEA ha ido mutando poco a poco de una empresa de muebles funcionales y baratos a un escaparate del marxismo cultural y el mestizaje.

Yo he comprado muebles en IKEA pero la política y la publicidad ha ido desarrollando ha hecho que lleve años sin pisar una de sus tiendas. Pasear por sus pasillos como si fueras una rata de laboratorio, cargar como un mulo los muebles en un frío almacén, transportar tú mismo las cajas como si fueras un mozo y montar tú mismo los muebles por ahorrarte unos pocos euros, no hay nada en el proceso de IKEA que me atraiga. Es un sistema dirigido a gente muy mediocre, exactamente igual que las redes sociales.

Te cuento esto porque acabo de ojear el catálogo de IKEA y he visto una auténtica aberración. Hablar de este tipo de cosas convierte al mensajero en un loco paranoico, pero me importa bastante poco lo que puedan decir de mí. Verás, el catálogo comienza presentando una serie de casas acompañadas de supuestas familias, obsérvalas:


1. Un asiático con una negra mestiza.
2. Un matrimonio de indios.
3. Lo que parece ser una familia latina y asiática.
4. Una familia que  pudiera pasar por blanca pero con padre aparentemente turco o pakistaní.
5. Una familia de negros con ella embarazada.
6. Un trío de blancas y negruzco.

Es curioso porque la única familia que pudiera parecer tradicionalmente occidental, la número 4, tiene una niña subnormal que tiene una sudadera del orgullo LGBT.


¿Pero aparecen blancos sí o no? Claro que sí, he hecho una selección de gente blanca occidental que quiero que compares con las imágenes de personas de otras razas.


Si te das cuenta ningún blanco aparece con una sonrisa, tampoco acompañados o en situaciones divertidas, todos aparecen solos, inexpresivos y muy aburridos. Sin embargo estas son las imágenes de no occidentales:


Las imágenes hablan por sí solas. Pero esto no es todo, a lo largo del catálogo hay anuncios a página completa que guardan el mismo patrón, un color predominante, una estampa sencilla y un precio barato. Estos son algunos ejemplos de ese tipo de anuncios de negros, asiáticos, pies tapados o sencillamente estancias vacías:


¿Qué ocurre con este tipo de anuncios y gente blanca? Claro que los hay, pero o aparecen tristemente solos en una cama de matrimonio o directamente ocultan sus cuerpos para que sólo se vean sus manos, como te estoy diciendo, aparecen ocultos.


No hay una sola mano negra que aparezca de esos agujeros. Los pocos blancos que aparecen desperdigados están ocultos entre cortinas, ilusiones ópticas o sencillamente aparecen cortados para que no se les vea el rostro:

Todo esto que estoy hablando me recuerda mucho a la estrategia que utilizó la revista Interviú para normalizar el homosexualismo, lo que hacían era relacionar subliminalmente con mucha maestría imágenes de páginas contiguas, presta atención en esto que te voy a contar. En la página 274 aparece un hot dog vegetariano al que llaman un perrito especial. En la siguiente página aparece la imagen de lo que se supone que es un matrimonio blanco de cierta edad acompañado de una persona negra, la mujer tiene sus brazos por el hombro de los dos de forma muy amigable, la mujer mira al blanco, el blanco mira al negro y el negro mira a la mujer en lo que simula una perfecta relación triangular representando un cockold. Si no sabes lo que es un cockold sólo tienes que escribirlo en google y si realmente quieres ver en qué consiste escríbelo mejor en xvideos. Bien pues cuando vuelves a pasar la página, la imagen que verás es un chaval blanco (de las pocas imágenes normales que se ven en todo el catálogo) comiéndose ese perrito especial. Pensarás que es una locura pero la relación de ideas lo deja bastante claro, un perrito especial, un cockold y el blanco comiéndose una salchicha.


El catálogo está plagado de este tipo de mensajes pero para no extenderme más, voy a terminar con el que más me ha repugnado. En la página 261 aparece el siguiente anuncio con el eslogan puedes diseñarla tú...