Ir al contenido principal

La esencia del calendario y la tortilla de patatas

Llevo desde 2016 hablando de los calendarios Pierelli, aunque más que hablar lo que hago es criticarlos porque valiente basura la de este último lustro. De hecho el año pasado creo que ni lo mencioné, es que cada año es peor, en 2018 fue un despropósito luciferino y el año pasado con Rosalía fue ya el remate de los tomates, así que he ido perdiendo el interés hasta olvidarme de ellos. Pero este 2020 con toda la locura covidiana realmente estaba de alguna forma expectante por ver el calendario del año que viene, me imaginaba cualquier chorrada globalista con muchas mascarillas, pero acabo de enterarme que Pirelli ha decidido no publicar calendario para 2021. Yo estoy convencido que el covid no ha tenido nada que ver, lo que pasa es que todo el mundo está usando el covid para lo que le conviene, igual que cuando te invitan a una comunión y dices de no ir por el covid, por muy negacionista que seas el covid te ha venido de lujo para usarlo como excusa. Pues a Pirelli le ha pasado lo mismo, cada año se gastaban más pasta creyendo que iban a superar lo que pasó en 2015 con Anna Ewers, hasta que ha llegado el covid y han visto el cielo abierto.

A mí todo el revuelo que se forma en Navidad con la tontería de los calendarios la verdad es que me gusta, recuerdo de pequeño cuando los telediarios por estas fechas siempre metían una noticia hablando de algún calendario "polémico" y que no sé qué organización feminista lo había denunciado por sexista y bla bla bla, hace años este tipo de cosas no pasaban de la noticia graciosa para que los padres se rieran viendo las noticias mientras se comían una pera de postre. Nadie imaginaba por aquel entonces que estaríamos ahora como estamos por culpa de subvencionar a cuatro amargadas.

Como cuando un cocinero deconstruye una tortilla de patatas y te dice que la esencia de la tortilla está ahí, entre la espuma de patata y el huevo esferificado. A lo mejor tú no eres capaz de verlo porque no entiendes su arte, pero el alma de la tortilla está ahí... es para cagarse en sus muertos directamente. Una tortilla de patatas es una tortilla de patatas, te gustará con cebolla o sin cebolla, pero la verdadera esencia de la tortilla, el alma, radica en el recuerdo de la que hacían nuestras abuelas y no en lo que un pintamonas se ha inventado a última hora. Y es que hay cosas que no deberían cambiar, como los calendarios. Yo sólo concibo dos tipos de calendarios, los que vienen con imágenes de Santos y los que vienen con tías en pelotes. No hay más. Toda esa mierda reivindicativa sobra, es como la tortilla deconstruida, sólo los mediocres la aplauden para hacerse los interesantes, sin saber que es el demonio que viene a jodernos la vida.

Yo desde hace años vengo haciendo lo mismo, cansado de todas estas manifestaciones demoníacas disfrazadas de modernismo, decidí acudir al manantial de la esencia verdadera, la época dorada. Gracias a los caprichos del ciclo temporal, los calendarios se van repitiendo cada cierto período. Y este distópico 2020 nos va a dejar abriendo una pequeña puerta a la esperanza,  y es que el año 2021 coincide con nada más y nada menos que 1982. Estamos hablando de uno de los mejores años de la historia reciente. En 1982 el mundial se jugó en España y pese a las críticas vertidas, Naranjito representa el comienzo de una década maravillosa. Michael Jackson saca Thriller y Iron Maiden publica su álbum The Number Of The Beast. En Estados Unidos se funda la empresa Adobe. También es el año de E. T. El Extraterreste y Rambo I Acorralado. Atari lanzó una versión de Pac-Man para su Atari2600. Chiquetete sacó su gran éxito Corazón de Acero. Podíamos estar así horas, pero creo que te haces una idea de lo que fue el año 1982. Créeme cuando te digo que si 2021 tuviera solamente el diez por ciento de la esencia de 1982, sería un grandísimo año.

Aquí te dejo el calendario Playboy de 1982 que podrás utilizar en 2021.

playboy 1982playboy 1982playboy 1982playboy 1982playboy 1982playboy 1982playboy 1982playboy 1982playboy 1982playboy 1982playboy 1982playboy 1982

NOTA: no sé qué habrá pasado, pero las fotos no se agrandan como así lo hubiere querido, en lugar de ponerme a enredar con el código html he preferido subir las fotos a un hilo de twitter donde por cierto, si abres imagen en una pestaña nueva, te puedes bajar la foto en tamaño grande.