Ir al contenido principal

Antonio Alcántara se folló a la mujer de Juan Cuesta

Tal cual acabas de leer, en su día el bueno de Imanol Arias, aka Antonio Alcántara, se folló a Loles León, aka la mujer de Juan Cuesta. Verás, este post iba a ser en principio algo muy distinto a lo que va a terminar siendo y es que el otro día vi en una de esas carpetas olvidadas en uno de los rincones de mi amalgama digital, un yacimiento de películas españolas de la época dorada, básicamente cine kinki y guarro. Y digo guarro, no erótico, porque el erotismo es algo muy distinto.

No me estoy refiriendo al cine del Destape, sino a ese cine subversivo, oscuro y satánico que en realidad pocos conocen y pese a lo que puedas creer, está muy bien producido. Bueno te explico, en principio yo quería hacerte un resumen de lo que realmente son esas películas, que resumiendo mucho podríamos decir que fue una semilla que enterraron hace 40 años, regaron las élites, germinó lustrosa y ha terminado por envenenarnos con sus frutos, que por cierto nos estamos comiendo actualmente.

¿Qué por qué he decidido no escribirlo? Porque estoy harto, o mejor dicho, asqueado, de comprobar que todo está infectado con sus señales. Ya sabes a qué me refiero. Si estás aquí es porque tú también tienes el ojo entrenado y eres capaz de verlo. Empecé a visionar por encima las varias docenas de películas que tenía en esa carpeta y créeme, allí había contenido para escribir un libro, el caso es que viendo una escena me pregunté ¿qué necesidad tengo de seguir perdiendo mi tiempo entre tanta basura?. No quiero extender esto mucho pero la escena de la que te hablo estaba protagonizada por Carmen Sevilla, lo que en principio allí se veía era la violación de una mujer por cuatro desalmados (¿te suena esto de algo?) aderezada con el sufrimiento del que está atado contemplándolo. A lo que irrumpe otra mujer con una escopeta para intentar salvarla con la mala suerte de que termina siendo ella violada. Vale eso es lo que se ve en cámara, pero en realidad lo que esa escena esconde y sólo es capaz de verlo el ojo entrenado, es la aceptación y normalización por parte de la mujer de ser violada, la furia que Carmen Sevilla proyecta al terminar es por no ser ella la violada, la envidia le corroe porque al final han elegido a la más joven y guapa. Total que este es el nivel.

Beatriz (1976) Carmen Sevilla

Además en algunas películas ni se cortan, no se andan con dobles sentidos, te hablo de escenas explícitas de rituales satánicos donde se viola y tortura a una mujer. Así que entre eso, los cuatro yonkis pinchándose heroína a las afueras de Barcelona, los navajeros abusando de chavalas en los parques, politoxicómanos atracando bancos, curas masturbándose en los altares y gitanos abriendo coches con destornilladores, he terminado con un empacho de cine kinki, satánico y guarro.

¿Qué es lo que he hecho? Eliminar más de cien gigas de películas sin pasar ni por la papelera de reciclaje. Para evitar la tentación de que en un futuro próximo me decidiera a escribir ese post que en principio iba a ser este. A mamarla.

Claro, a estas alturas te estarás preguntando qué pinta aquí el crossover este de Antonio Alcántara y la mujer de Juan Cuesta. Pues que viendo El amante bilingüe, una basura de 1993, vi una escena en la que Imanol se cepilla a Loles.

Loles León desnudaLoles León desnudaLoles León desnudaLoles León desnudaLoles León desnudaLoles León desnuda

Sí, ese culo es el de Loles León, ¿a que tú también te lo follabas?

Estoy pensando que para no dejarte un poco con las ganas de ese resumen, te dejo por aquí esto que escribí hace un par de años y básicamente viene a decir lo mismo pero todo condensado en una película, el primer torero porno.